24 de mayo de 2010
CUATRO DOSIS DE INNOVACIÓN
(Tienpo estimado de lectura reflexiva: 2 minutos)

Primera dosis: ALBA

El pasado sábado tuve la oportunidad de visitar Alba, el Laboratorio de Luz de Sincrotrón recientemente inaugurado en Cerdanyola del Vallès, junto al campus de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Con décadas de retraso (en el mundo hay unos 40 sincrotrones más de características similares), Alba será una realidad a pleno rendimiento a muy corto plazo para todos los científicos de instituciones públicas, nacionales y extranjeras. También lo será para las empresas privadas, aunque pasando por taquilla.
Durante la visita, un técnico nos explicó llanamente qué es y cuáles son las posibilidades y beneficios de la Luz de Sincrotón. No me atreveré a pegarte semejante rollo aquí. Sólo me quedo con un concepto al que apoya Alba: INNOVACIÓN.

Segunda dosis: EMPRENDEDORES

Llevo días recibiendo llamadas y correos de personas con proyectos empresariales entre manos. Se trata de profesionales que ven oportunidades o que las quieren crear y que han adoptado una actitud positiva y proactiva frente al impulso depresivo y suicida en el que se encuentran sumidos una inmensa mayoría de profesionales y empresas. Todas estas personas con iniciativa y ganas tienen como denominador común el ansia de reinventar las cosas, de hacerlas diferentes. Ahí es donde se supone que yo debería ser capaz de ayudarles. A Javi, Olga, Deborah, Esperança, Carol, Joan. Francisco… Demostrad que hay cosas por hacer y que ya puestos las sabéis hacer diferentes apoyándoos en un concepto: INNOVACIÓN.

Tercera dosis: INDUSTRIALES 2.0 

Algunos industriales hablan, y no sólo de productos y tecnologías, también de cómo ven y entienden el mundo en el que vivimos. Incluso cuando hablan de productos y tecnologías, lo hacen de una forma diferente a los cánones tradicionales, casi siempre oscuros, aburridos y fríos, propios de una anquilosada e indiferenciada “imagen industrial”. Es más, algunos de estos industriales 2.0 sólo hablan tangencialmente de productos y tecnologías. Tienen otras muchas cosas importantes sobre las que conversar con un mundo cada vez más pequeño, próximo, sensible e inteligente. ¿Hablan y no lo hacen de sus productos? ¿Entonces cómo venden? Es que no quieren vender según criterios del siglo pasado. Lo que persiguen es la relación, la implicación, la participación, el intercambio, el conocimiento… Para marcar (esencia branding), diferenciar, posicionar, revalorizar, interesar, crear vínculos intensos… Gracias a este industrial, la industria se ha humanizado, y esto se consigue trasladando a la comunicación un concepto que están acostumbrados a utilizar (?) en la órbita de los productos: INNOVACIÓN.

Cuarta dosis: VISIONOMICS

Alfons Cornella, Fundador y CEO de Infonomía, acaba de presentar “Visionomics”, un libro sobre la nueva dinámica de las organizaciones. Ayer recibí el ejemplar (gràcies, Alfons i Lluís) con una dedicatoria que reza así: “A Lluís Lleida, porque todo está por hacer, y alguien ha de hacerlo”. La frase resume a la perfección la idea que subyace en el contenido del libro. Quien conozca o haya seguido a Cornella sabe que es una de las mentes más brillantes del país, que es una fuente inagotable de inspiración para el cambio y que es el más inquieto de todos los inquietos. Aunque apenas he terminado de leer las primeras páginas del libro, ya tengo que recomendarte su lectura. Al fin y al cabo, las 50 ideas que Cornella desarrolla en esta obra apoyan un concepto. ¿Adivinas cuál? INNOVACIÓN.

Gracias por leerme.
Lluís

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.