9 de mayo de 2011
PROYECTO TRAILWALKER de ICT FILTRACIÓN
Tiempo estimado de lectura reflexiva: 3 minutos.

El pasado fin de semana se celebró la Intermon Oxfam Trailwalker 2011, un reto solidario y deportivo que consistía en inscribir un equipo (cuatro personas en ruta y dos de soporte), conseguir recaudar donativos por valor de 1.500 euros para los proyectos de IO, cruzar la línea de salida a las nueve de la mañana del sábado y enfrentarse a un recorrido de 100 km hasta alcanzar la meta en menos de 36 horas. La primera edición de la Trailwalker en España se celebró en Barcelona, uniendo por montaña las poblaciones de Santa Maria de Palautordera y Monistrol de Montserrat.

Cuando me llegó la noticia de la Trailwalker y después de analizar en qué consistía, la consideré una iniciativa interesante para una empresa desde tres puntos de vista distintos: como estrategia de comunicación, como acción de Team Building y como reafirmación del carácter y la forma de ser de la marca.
A mi entender, desde el punto de vista de comunicación la IOT brindaba la oportunidad de contar a los stakeholders de una empresa una historia diferente y sorpresiva, con una carga emocional muy potente, capaz de generar  “conversaciones” y “vínculos” más allá de los contenidos tradicionales (producto, beneficios, tecnologías…).
Asimismo, la participación en un evento de estas características y magnitud garantizaba una alta cobertura en los medios generalistas, algo que, como mínimo, situaría a los stakholders en el tema y, por tanto, relacionarían evento-empresa, y que, como máximo, podría suponer referencias directas de las marcas/empresas en esos mismos medios de comunicación. Por supuesto, también ponía en nuestras manos la posibilidad de generar noticias sobre el tema directamente a los medios y a los stakeholders.
Este despliegue de acciones aportaría un rendimiento a través del impacto en el entorno de la empresa: publicidad, relaciones, posicionamiento, reputación, notoriedad, proyección e imagen.

Team Building
Desde el punto de vista de acción de Team Building, los beneficios internos se derivarían del aprendizaje, la experiencia y el crecimiento profesional y personal en diferentes ámbitos y niveles: la dirección y gestión de proyectos complejos; los relacionados con el trabajo en equipo; la capacidad de motivación y superación individual y colectiva; la auto motivación; la resolución de conflictos, contradicciones y cambios; la gestión de la actitud; el diseño y activación de planes de emergencia y contingencia; la planificación de objetivos a corto, medio y largo plazo; distribución y asunción de roles; empatía; concepto de equipo; y un largo etcétera.

RSC
Por otra parte, la IOT se me antojaba un proyecto que encajaba a la perfección con empresas cuyas políticas de Responsabilidad Social y Corporativa estuvieran orientadas a las personas y al medioambiente. A las personas porque el tema de la IOT son los valores humanos, la superación personal, la solidaridad, la colaboración, la constancia, la persistencia, el esfuerzo, el pensar en los demás, en dar a los demás. Al medioambiente, porque se trata de una actividad en el medio natural, respetuosa con el entorno, con un mínimo impacto y que muestra lo bueno y lo malo de la relación entre Hombre y Naturaleza: lugares cuidados y limpios, lugares maltratados y olvidados.

Inversión
Desde el punto de vista de la inversión, el coste de participación y explotación de la IOT sería muy bajo, al menos comparado con otras propuestas que diariamente reciben las empresas: entre 1.000 y 2.000 euros por equipo, según, en conceptos de inscripción, equipación, telefonía, desplazamientos, alimentación y varios. Por supuesto, las aportaciones están sujetas a desgravación fiscal.  El tema de los 1.500 euros en donativos es aparte. Las posibilidades son muchas, desde la empresa que cubre el 100% de dicha donación a la que dobla lo recaudado por sus empleados o cubre la diferencia entro lo recaudado y los 1.500 euros. Existen otras posibles fórmulas, pero en general –y lo bonito- es un acuerdo de participación empresa-empleados: “formamos y somos un equipo con unos objetivos comunes”.
Con esta baja inversión, es muy fácil que el ROI resulte muy alto, por lo que no son necesarios muchos cálculos para decidir participar en la IOT.

Proyecto
Después de estudiar y valorar, decidí. Presenté el proyecto a ICT FILTRACIÓN, un fabricante especialista en soluciones ecoeficientes de alta tecnología para filtración industrial. El carácter de la gerencia y la dirección de la empresa, así como el de la propia plantilla, y la coincidencia de intereses en materia de RSC entre la IOT e ICT FILTRACIÓN hacían de esta compañía de Montgat (Barcelona) un candidato perfecto para desarrollar en su seno “el proyecto Trailwalker”.
ICT FILTRACIÓN aceptó. A lo largo de un cuatrimestre se ha desarrollado el proyecto: presentación a la plantilla y explicación de lo que es la RSC y porqué; creación del equipo de atletas voluntarios –y su consiguiente preparación física y psicológica, ya que ninguno de ellos tenía experiencia en ultradistancia; impulso a iniciativas solidarias y coordinación de acciones y eventos para captar donativos dentro de la compañía; acciones de relaciones públicas y comunicación  internas (relación interdepartamental y team building general) y externas (clientes, proveedores, prensa); comunicaciones (comunicados de prensa, entradas en el blog y facebook, boletín de noticias, mailing); vídeos en youtube…

Mañana

Hoy, unas horas después de finalizada la Trailwalker, el proyecto sigue: nueva nota de prensa, entradas en blog, Facebook echando humo, comunicación a clientes vía blog y boletín de noticias…

Personalmente considero muy elevado el rendimiento que puede obtener una empresa participando en una actividad de estas características. Diversifica y rompe la monotonía de su comunicación, inyecta aire fresco en las relaciones personales, genera simpatías en el entorno, inyecta moral incluso en momentos difíciles y, sobre todo, permite hacer realidad aquello que suele ser poco más que un texto dentro de una memoria de actividades de RSC: aportar al cambio.
En la Trailwalker estaban representadas, además de ICT FILTRACIÓN, una veintena de empresas. Entre ellas: HEWLETT PACKARD, AIGUA DEL MONTSENY, BENGAR GRAFIQUES, CIRSA, LA GRALLA BOOK, BIOSYSTEM, EMAGISTE, INFOJOBS, ARAG, FIATC Seguros, CREDIT SUISSE, ZURICH HELP POINT y BONESTIL.
Enhorabuena a todas ellas por la decisión y la acción, especialmente a las que además de aportar un nombre a cambio de ayudas y patrocinios en busca de un rendimiento empresarial hicieron algo mucho más grande, como ICT FILTRACIÓN: actuar desde dentro de sus organizaciones para, desde el compromiso personal, hacer algo distinto y útil cuyo beneficio transciende los intereses propios para alcanzar a los de terceros (Proyectos de Intermon Oxfam).
Nota: El equipo ICT FILTRACIÓN superó los tres retos planteados por la Intermon Oxfam Trailwalker. El primero: aportar a IO 1.500 euros procedentes de acciones solidarias impulsadas desde dentro de la propia organización. El segundo: cruzar la meta después de más de 100 km en poco más de 32 horas de constancia y lucha contra una durísima distancia y orografía y una aún más dura climatología (12 horas bajo una intensa lluvia). El tercero: haberse superado a título individual y colectivo al alcanzar los dos retos anteriores, algo que hace sólo cuatro meses parecía imposible.
‎205 equipos tomaron la salida en la IOT. Cruzaron la línea de llegada 146 (71%). 59 equipos no lo consiguieron (29%). ICT FILTRACIÓN entró en el puesto 76 de la general, en 32h21m.

Más información en: ICT FILTRACION COMET BLOG


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.