Entradas

¿Existe el mejor producto del mundo? ¿Cuál es? ¿De qué marca?¿Quién lo fabrica? ¿Dónde se compra?

Sí, el mejor producto del mundo existe. Lo fabrican incontables industriales –casi todos- y se vende en relaciones B2B, B2C, C2C, en comercios al por mayor y al detalle, en tiendas on line y en establecimientos a pie de calle, a través de redes de distribución tradicionales y también piramidales.

Es un producto de una calidad insuperable, la mejor, por eso es “el mejor”. Perfectamente pensado, diseñado, producido, comercializado e incluso recomercializado hasta su obsolescencia total.

Está presente en todos los países, en todas las listas de compras, en las manos o el entorno de todos nosotros, sus usuarios o consumidores.

No es el producto más caro, ni tampoco el más barato. De hecho, su precio suele ser lo de menos, porque es tan valioso que no importa cuánto cuesta, solo cuánto vale.

Es un producto personalizado. O no. En cualquier caso, está hecho para mí, o para ti, o para él o ella. Todos lo tenemos cerca, lo usamos permanentemente y nos tiene el corazón robado.

Suelen ofrecerlo compañías que piensan en ti y en mí antes que en ellas mismas. Empresas que paradójicamente no pretenden que su producto sea el mejor del mundo. Marcas que anteponen el para qué, por qué y para quién antes que el qué e incluso el cómo. Empresas que saben que delante tienen personas y que, por tanto, el mejor producto del mundo no puede ser el mejor producto para todo el mundo.

Sí, el mejor producto del mundo existe. Es aquel con cuya experiencia de uso satisfaces tus expectativas al tiempo que te ayuda cumplir tus objetivos. Cualquier otro no es tu mejor producto del mundo, es el mejor producto del resto del mundo.

¿Cuál es tu mejor producto del mundo?

¿Te suena AdWords? ¿Tu empresa realiza acciones de Remarketing? ¿Qué tal vuestro posicionamiento SEM? ¿Y el SEO? ¿Mucho rendimiento de las Redes Sociales? ¿Seguís infoxicando o utilizáis Brand Content? ¿Qué sabes de marketing digital y de su potencial como estrategia de comercialización? >>>Seguir leyendo

a) Ni idea, ¿de qué me hablas? >> Ves abajo y descarga el documento. 10 minutos de lectura serán suficientes para que el marketing digital deje de ser un misterio.
b) Bueno… Creo que… >> Igual sería interesante que te sumaras a la respuesta anterior.
c) ¡Soy un experto en marketing digital! >> Pues a otra cosa mariposa. Ni caso y a lo tuyo.

Descárgate el documento que hemos preparado para que conozcas los conceptos claves del marketing digital:
#1 Marketing Online (posicionamiento)
#2 Social Media (conversación)
#3 Marketing de Contenidos (valor)

Todo tuyo, aquí: #3 cositas imprescindibles sobre MARKETING DIGITAL en 10 minutos.

Tu Marca, aquella que es única en su capacidad de seducirte en lugar de fidelizarte, hace cosas por ti. Sí, muchas. Y todas las aprecias y valoras, por eso “la gastas”. Fíjate si puede hacer cosas por ti: se encarga de proyectar tu imagen, de insinuar tu estatus, de facilitarte determinadas relaciones, de dejarte bien ante terceros, de “formar parte” de algo excepcional-único-y-super-exclusivo-e-importantísimo-para-ti, de introducirte allí donde y con quien te interesa, de que parezcas una cosa , otra o tu mismo, de que seas más… Además, Tu Marca te seduce con inteligencia, porque sabe que vuestra relación se basa en la pasión, la comprensión y el perdón mutuo, por eso ambos reconocéis que la infidelidad es, hoy más que nunca, una anécdota que no os afectará. El amor que os profesáis está por encima de este pequeño detalle que ha hecho que Audi sustituya a tu querido BMW, o que Casa Tomás y no La Sardina Plateada haya sido el restaurante encargado de satisfacer tu apetito este mediodía.
Con las Marcas se flirtea cariñosamente. Algunas de ellas ya lo han descubierto y aceptan con la misma devoción su presente y su futuro contigo. Te quieren para que tú las quieras. Amor sincero y mutuo, sin presión, natural. Es la unión a través del significado y la complicidad, transformada en una atracción elegante y consciente. Otras, sin embargo… Quizás no sean tan Marcas como creen.

Cuando planteo esta pregunta a directivos y empresarios son necesarios unos cinco segundos de meditación para responder. Demasiado tiempo, algo falla. ¿Por qué dudan? ¿Intentan encontrar una explicación creíble? ¿Acaso nunca antes ellos mismos se lo habían preguntado? ¿Lo saben o no? Pues en la mayoría de los casos me atrevo a decir que no. Y me atrevo porque recurrir a la calidad, al servicio, a la tecnología y sobre todo al precio es, sin lugar a dudas, no saber porqué te compran. Ayer puede, pero hoy no y mañana por descontado que tampoco.
Los factores diferenciales de otros tiempos no sirven en el presente y nos alejan de cualquier futuro, simplemente porque se han convertido en indiferenciales y, por tanto, en elementos que se presuponen, que simplemente son la base para entrar en la competición, pero no para tomar la delantera.
Calidad, precio, tecnología y servicio son características y atributos comunes y compartidos, al alcance de cualquier empresa, de cualquier competidor, en cualquier momento. ¿Cuáles son los argumentos fuertes, poderosos y diferenciales por los que tu cliente te comprará mañana y pasado y el otro? ¿Qué factores te hacen distinto, te posicionan y apoyan? Esta es la siguiente pregunta.