En mi opinión, la famosa y acertada frase de Kawasaki* excluye una tercera realidad empresarial, que no es otra que la que representarían patitos negros nadando en la misma dirección que el amarillo (no aparecen en la fotografía, lo siento).

Esta tercera realidad, que considero tan extendida en nuestro país, son las empresas que están autoconvencidas de ser diferentes, cuando en realidad no lo son. Empresas con productos sencillamente funcionales, con precios indiferenciados que compiten siempre a la baja para seducir, con logotipos y nombres que aparentan marcas -aunque en el mejor de los casos únicamente sean bonitos dibujos y modernísimos nombres- y, en definitiva, empresas que viven de las oportunidades que pueda ofrecer un mercado y no de las necesidades manifiestas y latentes de un determinado público, usuario o consumidor.

Lamentablemente, esta tercera realidad abunda en exceso, aun siendo la más errática y peligrosa, por confusa, multidireccional y desenfocada. Nacida del mero autoengaño o de una más que probable falta de capacidad vinculada a la visión estratégica, el “salto de mata” es su credo, la aparente imagen su estigma y su incomprensión interna y externa su cruz. ¿Adónde vas? ¿Quién eres? ¡No puedo entenderte!
Desde mi punto de vista, intuyo porqué Kawasaki no hace referencia a esta tercera realidad empresarial: porque simplemente no tiene recorrido. O te diferencias a partir de un posicionamiento claro, o compites por precio. Son sus dos opciones. de hecho, son las opciones. Cualquier otra no funcionará, por más empeño que se ponga o por más egos empresariales que lleven a desear otra cosa.
La opción de diferenciarse tiene de bueno que te hace único. Por tanto, en la image podríamos disponer de muchos patitos amarillos cada uno nadando en SU DIRECCIÓN, compitiendo en mil y una posiciones, siempre alejadas del puro precio. Pero claro, para ser diferente hay que pagar un precio que no siempre se está dispuesto a aceptar en modo de emolumentos, delegación, sentido de la realidad y pensamiento estratégico.
Al final, todo es muy simple: más visión, más enfoque, más dirección… O menos precio. Otras aventuras dejémoslas de lado.
*Guy Kawasaki es un reconocido especialista en el ámbito de las nuevas tecnologías y el marketing. En esta última actividad fue responsable de Macintosh como evangelista, a mediados de los ochenta, con el éxito con que éste trabajo fue reconocido por el mercado. Trasladó así el concepto de “evangelizar” a los negocios tecnológicos, con la idea de atraer y focalizar a usuarios vinculados al mercado Apple. En unos años difíciles para la empresa fundada por Steve Jobs, su trabajo fue internacionalmente reconocido. En la actualidad, dirige una empresa de capital riesgo en los Estados Unidos, “Garage Technology Ventures” y es evangelista jefe de la compañía Canva, una herramienta de diseño gráfico en línea. 
Fuente: Wikipedia.
6 comentarios
  1. Miguel Angel Matas
    Miguel Angel Matas Dice:

    Buen análisis. Incluso diría que es aplicable a las personas, es decir, a los profesionales. O eres uno más que simplemente cumple con su cometido o eres diferentes y te arriesgas a ser el patito feo, cada día!

    Responder
  2. Lluís Lleida
    Lluís Lleida Dice:

    Eva, la cuestión es que supervivencia exige diferenciación (entre otras cosas). En este caso, la indiferenciación podría ser una simple excusa para no "moverse" o la justificación que explicaría un alto grado de conformidad "con lo que venga". Gracias por tu aportación.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.